De Cómo Thor Perdió y Encontró Su Hacha

© 2001 por Torquemada

Traducido por Verena

This page was last modified: 2001/07/25


Back to Stayka's Saint Seiya Index | FanFics | Site Index


Comentario de la autora: Esto no es tanto una parodia de 'Saint Seiya' como un cuento nórdico relatado bajo las perspectiva de Saint Seiya. ;-)


Un bonito día de invierno Thor estaba volviendo de... bueno, no es que realmente importe de dónde venía. El viaje había sido largo, el paisaje aburrido, el tiempo desapacible, y la pequeña petaca sin la Thor nunca salía, había estado sonando invitadoramente, así que los pasos de Thor se habían periódicamente vuelto más lentos, su ruta más sinuosa y cada ventisquero cada vez parecía más y más una suave almoada, mientras la petaca se iba quedando más y más vacía.

Finalmente, cuando se vació del todo, Thor estaba bastante molesto, tan molesto que decidió pararse y pensar cuidadosamente cómo sobrevivir en tan penosa situación. Recientemente, incluso mantenerse de pié era un desafío demasiado agotador para Thor, y así él decidió que iba a ser mejor sentarse. De algún modo se encontró con su nariz dentro de un cúmulo de nieve, donde inmediatamente cayó dormido como un bebé (uno de tres metro de alto, pero un bebé de todas formas).

Accidentalmente por completo, sucedió que Hyoga del Cisne pasaba por allí, cuando volvía de visitar la tumba de su mamá. El viaje había sido igualmente largo, e igualmente aburrido el paisaje, pero como Hyoga no tenía petaca, se sentía cansado y fastidiado. Así pues cuando se aproximó al roncante Thor, su mente ideó un desagradable plan.

Hyoga decidió robar una de las hachas de Thor.

En principio sólo planeó cogérsela por un tiempo, ya que sabía que las hachas podían volar, y Hyoga quería tener un rápido y barato viaje a casa. Pero entonces se le ocurrió otra idea. Precipitadamente, escribió una nota y la puso en uno de los bolsillos de Thor, montó en el hacha y la ordenó que marchara.

Para las criaturas mágicas, como las brujas, es fácil volar en objetos con forma de palo, pero toda criatura no mágica, Hyoga incluido, tiene que obedecer las leyes de la gravedad. Y las leyes de la gravedad en conjunto con el principio del centro de masas dicen claramente que la única forma que Hyoga tenía de montar un hacha era en posición de arriba a abajo. Como el hacha tenía el fastidioso hábito de girar sobre sí misma en el vuelo, todo esto causó que Hyoga regresara en una situación bastante penosa, incluido un color de piel verde-purpúreo, y como si eso no fuera bastante, Ikki lo chamuscó a su llegada (pensó que era un ataque de goblings malvados, se explicó más tarde, mientras ponía ungüento en las partes quemadas del cuerpo de Hyoga).

Mientras, Thor se despertó. Como siempre, primero deseó estar muerto, luego deseó que fuera el sol el que se muriera, y entonces se las arregló para incorporarse y mirar a su alrededor.

Algo andaba mal.

Después de media hora de intenso pensar, a Thor se le ocurrió contar sus hachas, y entonces e dio cuanta que una faltaba.

Thor no podía creerlo en un principio, asía que las contó de nuevo. Nada cambió.

No podía ser un error aritmético, Thor estaba firmemente convencido de poder contar hasta 2, y en días especialmente afortunados, hasta 3, Así que el hacha parecía estar realmente desaparecida.

Thor rebuscó en sus bolsillos, esperando que, sólo tal vez, había olvidado el hacha allí, y inesperadamente encontró un trozo de papel. Reconoció la escritura a mano.

Bien, Thor estaba bastante seguro de que era letra escrita a mano, y no estiércol de ratón, pero sólo una persona en Asgard podía confirmarlo, Alberich, el hombre más inteligente y listo de entre los Guerreros Divinos. Este título le había sido otorgado por unanimidad, ya que era el único que sabía leer y escribir (también estaba Bud, que sabía escribir, pero sólo lo usaba para escribir obscenidades en la espalda de Syd, así que probablemente no contaba).

"Sin duda, esto está escrito a mano," dijo Alberich examinando el papel que un jadeante Thor le había entregado después de su apresurada carrera hacia casa.

"¿Qué es lo que dice?" preguntó Siegfried, curioso. Obtener algo escrito mano era un acontecimiento raro en Asgard.

La nota decía:

   "Buenos días,

   Atención: Si quieres volver a ver tu hacha de nuevo,
   entrega a Freya en matrimonio al fuerte, guapísimo,
   inteligente y poderoso Santo del Cisne, Hyoga.  Esto no
   es una broma. 

   El secuestrador (Hyoga)

   P.D.: Llama a la policía y nunca volverás a ver 
   al hacha con vida."
   

"¿Y qué debemos hacer ahora? " preguntó Siegfried, mientras los otros Guerreros consolaban al lloroso Thor.

"Creo que es obvio," dijo Alberich. "Vamos a ver a Freya y le decimos que empiece a empacar sus cosas."

Freya escuchó la historia. Entonces se puso roja. Luego pasó a la humeante forma de un SD con afilados colmillos de vampiro y dijo:

"&&%#@@*&, con )(*&*^$%, vosotros &&%#$( y triple &*^$()*&!!!"

Y añadió: "Para *&)(*^%$%, preferiría &^%$)*^$# con &%$##&!"

Y finalizó: "*&^%@$#$%!!!", agitando su dedo corazón debajo de la nariz de Siegfried' (La nariz de Thor estaba demasiado alta).

"Oh,....¿Puedes repetir eso, Freya?" aventuró Siegfried, mirando bizco el dedo. "Porque no lo he comprendido del todo, ¿era un sí o un no?"

...

"Creo que eso fue más un no," concluyó Siegfried, acariciando su pellizcada nariz, cuando los Guerreros Divinos huyeron a una prudente distancia.

"Sip," Syd añadió sombrío, sacando el zapato de Freya de su oreja. "Sinceramente, no se por qué arma tanto jaleo. Quiero decir que el tío es un chollo para ella, tranquilo, atractivo, sin madre, quiero decir, sin suegra para ella. ¡Y aquí, donde todo el mundo conoce su genio, sólo un absoluto idiota querría casarse nunca con ella!"

"Estas hablando de mi prometida, sabes," barbotó Hagen.

"Lo que sea, ella dijo 'No'," Siegfried agitó su mano en el aire. "¿Alguien tiene un plan B? "

Todos miraron hacia Alberich. Pensar era su responsabilidad en el Reino de Asgard.

"Diría que Thor es el más preocupado por su hacha, " empezó Alberich. " Así que debe ser él el que participe en la mayor parte de la realización d cualquier plan. Así, Thor, ¿y si pretendes ser Freya? Te llevaremos allí, y coges tu hacha. Por supuesto, tendrás que disfrazarte, o sino puede que sospechen algo..."

"¡¿Qué?!" Thor atronó, saltando y agarrando el hacha que le quedaba. "¿Queréis que me disfrace de mujer? Aún peor, ¡¿queréis que me case con algún capullo extranjero !? ¡Bien, pues no lo haré! ¡Llevar un vestido, pah! ¡Estaría horroroso, los vestidos no me quedan, no tengo figura para llevarlos!"

"Desde el día en que te vi bailando con los lobos en mi fiesta de cumpleaños," dijo Fenrir, con cansancio, "estoy más que seguro que no puedes parecer más horroroso, así que no dejes que esto te moleste."

"Exacto," dijo Alberich. "Por otro lado, ¿quién dice que debas casarte para siempre? Es más que fácil divorciarse hoy en día. A menos que quieras la mitad de sus riquezas, entonces tendrías que vivir con él como tres añoso así..."

"¡Suficiente!" cortó Thor, de mal humor. "Ya he visto por dónde vas. De acuerdo, dejaré que me convirtáis en un espantapájaros, pero sólo porque quiero de vuelta mi hacha, ¿comprendido? "

* * *

Mientras, en el Santuario, Sección de Bronce, han recibido el telegrama:

  "Vamos para allá. Preparad la comida.."
  

El día X, Hyoga, regocijado y nervioso, y sus hombres de confianza, Seiya, Shiryu, Shun e Ikki se alinearon para recibir a la novia como delegación.

"Oh..." dijo Hyoga, sorprendido, mirando hacia arriba, cuando al comitiva al fin llegó. "Ha crecido un poco desde que la vi la última vez..."

"Es natural," ronroneó Alberich, que había sido designado como casamentero. " Nuestras mujeres tienden a crecer grandes y sanas."

"Y su pelo, ¡parece paja!"

"El largo viaje," se encogió de hombros Albrich. "Teníamos tanta prisa que no hemos tenido tiempo de lavarnos el cabello."

"Um, tal vez, ¡¿...pero la barba?!"

"Mira," dijo Alberich, irritadamente. "¿Vas a casarte con ella o a jugar un estúpido juego de preguntas conmigo? "

La táctica 'la mejor defensa es un ataque' probó su eficacia, y un confundido Hyoga finalmente dio la bienvenida a sus invitados a la casa.

La atmósfera del banquete de bodas era al principio algo tenso, ya que los anteriormente adversarios no podían olvidar las ofensas recibidas los unos de los otros en el pasado, así que uno de los lobos de Fenrir fue y orinó en una pierna de Shiryu: Mime usó su arpa para lanzar huesos masticados a Ikki, para el asombro de Ikki y los lobos por igual; Ikki estaba esquivando bravamente los huesos, mientras apuntaba simultáneamente sus ataques psíquicos de horrores hacia Mime, introduciendo abobinables imágenes en su cerebro: Mime en al silla de un dentista, Mime jugando con los Teletubbies, Mime llenando montones de formularios en alguna innominada guarida burocrática; Bud, mientras tanto, ató los cordones de Syd a los de Shun, por debajo de la mesa, porque les odiaba a ambos. Pero, con la rápida reducción de lagunas bebidas fuertes tanto preparadas por los Santos de Bronce como traídas por los Asgardianos, los sentimientos de amor, paz y rock'n'roll fueron entrando en el salón con mayor osadía.

Pronto, Mime e Ikki estaban abrazándose el uno al otro y berreando "A quien no le guste el vino es un <juramento> animal... ¡UN <el mismo juramento> ANIMAL!"

(NdT: Obviamente, la canción era otra.. pero su traducción no tenia ni pies ni cabeza, así que he puesto una de mi tierra ^^U)

Shiryu estaba pinchando los encurtidos en las garras de la parte del brazo de la armadura de Fenrir y comiéndoselos, sensualmente; Shun, que al principio solo aplaudía, excitado, intentó hacer lo mismo con los dedos de Syd, pero se cortó la lengua y empezó a llorar en el hombro de Hagen.

Las conversaciones estaban también salidas de madre.

"Tenngo que dezzirlo, algo va maal cuando las tíass empezan a dirigir el mundo. Ssu lugar es la cocina, y no andar divineanndo por ahí. ¿No tengo razón, Sseiya?"

"¡Cieeerrrrto! Tú Hilda, mi Atenea... ¡Son unas assquerosas brujas, esso es lo son! "

"¡Sanguiju.. elas, asquerosas sangui.. juela..ss! "

"¡Por ssupp..uesto... hic! Si me hubieran dado un penique por cada vaso de sangre que he perdido..."

"Sííí, Shiryu, lo sabemos, serías más rico que Bill Gates."

"¿Qué Gates? ¿Dónde? "

"¡Mi caballo mola más que el tuyo! ¡Tiene alas!"

"¡No, mi caballo es más molón! ¡Tiene ocho patas!"

"¡Eso lo hace hasta Ikki! ¡Mira, él tiene dos cabezas, también! ¡Jua Jua Jua!"

"¿Tigre? ¿Q' tigre? ¡Ah, mi tigre! Ellos ya están.. ezzzz... ezzzz... extintos, esa era al palabra!"

"Pobre mininos, <sniff> Probablemente se murieron todos de una neumonía... sob, sob...o de anginas. Con esos dientes tan grandes, así claro que no podían cerrar sus bocas, y pillaron...sob, sniff... un catarro mortal..."

"¡Hagen, tu hombrera-caballo ha intentado morder a mi tiara y arrancarle la cabeza!"

"¡El pato empezó primero, le vi picando al caballo!!"

"Olvida al caballo. ¿Y si te doy 40 monedas por el ojo azul y, digamos, 10 monedas por el ojo de rubí? Es mi última oferta."

"¡Te he dicho que no se venden, Alberich! ¡Y deja de intentar sacar las gemas, romperás el cuchillo!"

Consecuentemente, después de cada trago, la prometida de Hyoga se volvió mucho más guapa para él, hasta que la 'particular' cantidad rebosó cuando Hyoga, que había estando contemplando tímidamente a su prometida todo el rato, finalmente se atrevió a subirse a la mesa, sujetar la cara de la novia y...

"¡POW!"

"Esa fue una, muy pero que muy mala idea" dijo Alberich, reparando la silla rota y descolgando a Hyoga, que se acariciaba al mejilla, de la pared de enfrente. "Besar a una doncella en público, ¿quién lo pensaría? Primero el anillo, luego los besos, esa es nuestra tradición. ¿No puedes esperar a la noche? ¡¡¡Ouch!!! ¡Tho... digoo, Freya, eso me ha dolido! Heh heh, ¡que chica tan fogosa y fuerte!"

"Sin duda," rezongó Hyoga, tentándose los dientes con la lengua para ver si estaban todos. " Si yo comiera de ese modo, también seria fuerte. ¡Toda uan tarta de bodas! ¡Y eso después de dos bueyes!"

"¡Alégrate! Vuestros hijos serán fuertes y sanotes ...ouch, Freya... te estás empezando a pasar, de verdad..."

Y finalmente llegó el momento, cuando todo el mundo empezó a mirar a los recién casados significativamente, y las bromas picantes empezaron a sonar alrededor de la mesa. Los ojos de Hyoga eran en ese momento dos preciosos corazoncitos rosas, mientras que los de Thor parecían más bien dos preciosas calaveras con tibias cruzadas atrás, y Alberich se dio cuenta que había que hacer algo.

"Ejrum," se aclaró la garganta, sonoramente, y se puso de pié. " Hemos cumplido nuestra parte del trato, que era, traer a la novia hasta ti. Ahora, procedamos y déjanos de vuelta nuestra hacha."

"Hacha, hacha.. ¿qué hacha?" murmuró Hyoga. "¡Ah, esa hacha! Claro que podéis llevárosla. No la necesitamos. Seiya, ve y trae el hacha, ¿lo harás?"

Seiya se deslizó fuera del salón y pronto regresó, arrastrando la pesada hacha y jadeando."

Tan pronto como Thor vio su preciada hacha, las calaveras se transformaron en corazoncitos rosas y con un grito desde el corazón, saltó por encima de la mesa, agarró el hacha y la arrulló.

"¡Oh, cariño mío, aquí estás! ¡Te he echado tanto de menos! ¡Temí no volver a verte nunca!" y Thor, con los ojos lagrimosos, besó el hacha múltiples veces.

Los Santos de Bronce miraban anonadados la representación.

"Diría que es muy graciosa," dijo Seiya.

"¿GraciosA?" Thor le espetó, mirándole fieramente. "¡Te voy a dar 'a', tú, pigmeo! ¡Os voy a dar a todos, ahora! ¡Nadie se mete con Thor!"

"¡Thor!" gritó Alberich, que había estado agarrando el hacha y era balanceado alrededor. Thor flayed su hacha. "Sin carnicerías, ¿recuerdas? ¡Lo prometiste!"

Pero Thor se había vuelto ya berseker y además parecía disfrutar con ello.

"¡Siegfried!" chilló Alberich. "¡Da la voz!"

Afortunadamente, Siegfried había entendido por sí mismo que su intervención era necesaria, (era el jefe, después de todo) así que se levantó y atronó:

"¡¡¡¡RETROCEDED!!! "

Los bien enseñados Guerreros Divinos estaban entrenados para reaccionar a órdenes como esas (altas, y de una sola palabra), así que obedecieron inmediatamente, algunos desapareciendo por la puerta, algunos saltando a través de una ventana, y Thor con la ventana y algunos trozos de pared a la vez.

Después de más o menos un minuto, alguien llamó educadamente a la puerta astillada, y Syd asomó su cabeza, sonriendo avergonzado.

"Lo siento," dijo. "Creo que esto es vuestro."

Arrojó algo dentro. El algo resultó ser Shun, que parecía adormilado y confuso.

"Lo siento, otra vez," Syd sonrió y se encogió de hombros amigablemente. " Fue un pequeño accidente. Así que me voy, ¿vale?". Y desapareció.

El quinteto de Bronce miró tontamente la habitación medio destruida y muy sucia. Todo había sucedido a demasiada velocidad como para que lo asumieran.

"¿Por qué ha huido ella?" Hyoga dijo entonces con voz tocada por las lágrimas. "He dicho o hecho algo malo? Si fue por el beso, me disculpé, ¿verdad? "

"No te preocupes," Seiya le golpeó amistosamente en el hombro. " Debe ser tonta de remate para huir de un tío tan guay como tú. Míralo por el lado bueno, ahorras en comida, y podemos montarte otra despedida de soltero. Sólo que..." frunció el ceño, pensativo. "..todo esto me parece muy extraño. Algo ha sido realmente raro..."

"¿Qué quieres decir?"

"Quiero decir que ... ¿por qué no apareció Thor? ¿Todavía está enfadado conmigo? Eso no está bien, porque me gusto ese tío, el de buena clase, creo que podríamos tener muchas cosas en común... "

"¿Y de qué sirve pensárselo ahora?" dijo Shiryu. "Vamos a olvidar este día, muchachos. Estoy seguro que por aquí quedan algunas formas de ayudarnos a olvidar más rápido." Miró alrededor, buscando las posibles botellas olvidadas.

Ese era un pensamiento sabio, y nadie objetó nada.


...En algún lugar de Asgard, Thor estaba durmiendo, pacíficamente; sus hachas, lazos rosas atados a cada una de ellas, descansaban en la almoada cerca de él.

El amor y la paz reinaron en la noche.


Fin.



Disclaimer: Saint Seiya is the property of Kurumada Masami, Shueisha and Toei Animation.


This page belongs to Saint Seiya Archive at http://www.saint-seiya.de

© by Torquemada - Email: llareggub@gmx.net