El capítulo de Zeus

© 2001 por Torquemada

Traducción al español por Verena y Natharell


"Timos del Siglo XX"

está orgulloso de presentar:

"Hades no es suficiente" o "Seiya nunca muere"

(El guión del Capítulo de Zeus, perfecto para que los animadores de Toei lo eviten de cualquier forma).

This page was last modified: 2001/07/25


Back to Stayka's Saint Seiya Index | FanFics | Site Index


Nota de la autora:

Cuando corregía este capítulo después de haberlo escrito y pasado a ordenador, me di cuenta que estaba de alguna manera relacionado con el doujinshi de Natsumi 'Rapsodia de las Fuentes Termales'. Os aseguro que esto ha sucedido de forma completamente inintencionada, aunque esto no quiere decir que yo tenga algo en su contra. Muchas gracias, Natsumi, por esta inspiración subconsciente :-)


Capítulo 6

¡La emotiva reunión! La miseria es sin duda una emoción también.


"¡Qué sentimiento más maravilloso, tener al fin una vida! Suspiró delitado Seiya. Los Santos de Bronce, ahora cuatro, disfrutban el placer de la relajación en los famosos baños termales del Santuario.

Después de que Seiya retornara a la Tierra, fue directamente a la mansión Kido para confirmar que lo que le había dicho June era cierto, y descubrió a Ikki, Hyoga y Shun, que estaban a punto de marcharse.

Los tres Santos de Bronce , después de que el shock inicial, pasara, el recurso de las maldiciones y nombres groseros por los que los hombres suelen expresar su alegría y contento de encontrarse de nuevo después de un largo periodo sin verse se les agotara, y el sobrecogido Shun, que pensó que era Saori de regreso, se apaciguó, verificaron que el rumor era ciertamente verdadero. Sin demasiada pena, los Santos de Bronce cerraron - o eso esperaban - este periodo de su vida y empezaron a hacer planes para el futuro.

La primera pregunta que surgió "¿qué vamos a hacer ahora? Fue considerada demasiado abstracta y puesta bajo llave para mejores ocasiones. LA pregunta "¿Dónde viviremos?" era más urgente en dicho momento.

El Santuario era el único lugar que todos conocían bien, y sin los Santos de Oro aparecía incluso sugerente. Así los Santos cerraron la mansión Kido, escondieron la llave bajo la alfombra de la puerta principal y se marcharon para siempre.

Por unanimidad, la casa del Pariarca fue elgida, porque sólo ella tenía todas las comodidades necesarias (en los Templos, incluso si tenían lugares apropiados, estaban escondidos con habilidad), y el baño termal era el más lujoso entre todos, así que nada más llegar, el Cuarteto de Bronce empezó a comprobar su capacidad. Como ya Ikki había estado allí antes, el orgulloso título de Instructor del Baño Termal le fue asignado.

"Aquí," Ikki sujetaba un pequeño control remoto, "está otra prueba de lo echados a perder que están nuestros jefes en secreto."

Pulsó un botón. Doce grandes pantallas surgieron en frente de la terma, cada una mostrando uno de los Templos. Ikki pulsó otro, y la habitación inmediatamente se llenó de cantos de pájaros, brisa soplando y otros sonidos de la naturaleza.

"Más aún, " y otro botón fue pulsado, y la vista del Templo de Cancer se acercó significativamente, "parece que nuestro querido Patriarca Saga tenía una instalación completa para sus pequeños vicios de limpieza. Hay algún botón rojo que no he probado aún, y que probablemente puede significar 'Volar los Templos de los Capullos' o 'Grabar'. Si es 'Grabar' me encantaría encontrar su colección de videos, ¿no os parece, chicos? "

"Nah," Hyoga se encogió de hombros con indiferencia. "Tu imaginación ha ido demasiado lejos, Ikki. Estoy seguro que incluso si encuentras alguna grabación, sólo serán de Mu sacando brillo a armaduras, Afrodithe cuidando sus rosas y Shaka durmiendo. Simplemente esos Santos Dorados no tenían ninguna vida. "

"Lo que sea," Ikki no estaba convencido, pero de demasiado buen y perezoso humor para discutir. "Apaguémoslo de todos modos. Ya he tenido bastantes vistas de las piojosas estructuras éstas en la realidad. No hay necesidad de obsesionarse con ellas incluso en el baño. "

Empezó a apagar las pantallas. Cuando iba a presionar el último botón, 'Silencio', de repente se empezó a oír un extraño sonido zumbón, y de repente la habitación se llenó con un alto murmullo de voces, todas hablando a la vez.

"Hogar, dulce hogar..."

"Uno, dos, tres, ...diez. ¡Faltan dos!"

"¿te has contado a ti mismo, Saga? "

"Oh...entonces falta uno, de todos modo... ¿Camus?¿Dónde está Camus, Máscara de Muerte (MM a partir de ahora ^^U)?"

"¿Por qué me preguntas a mí? ¡Has sido tú el que le has teleportado! "

"¡Ni hablar, yo traje a Aldebaran y Shura! ¿Mu?"

"No era mío, los mío están todos aquí. ¿MM...? "

"Vale, vale, ya vuelvo... ¿por qué siempre yo? "

"¡Maldición! ¿Quién demonios dejó creó todo este desorden en mi Templo? "

"No invoques al infierno sobre nosotros, Shaka. ¿No has tenido bastante?"

"Aldebaran, cariño... tan grande y tan supersticioso. Vergüenza debería darte."

Los Santos de Bronce escuchaban y no podían creer lo que oían.

"Oh no... ¡han vuelto! ¡La tropa de locos está de vuelta!" Shun lloriqueó y enterró su cara en el hombro de Ikki.

"Oh sí..." Ikki sonrió maliciosamente, viciosamente.

"Buenos días, chicos. " Saga se materializó como de casualidad en la habitación. " Ah, ya veo que habéis preparado el baño. Bien, bien... ¿nos hechábais de menos, ¿verdad? ¿Os importa si me uno?j " Mandó a su armadura que se retirara y se acercó sin esperar una invitación. "¿No está eñ agua muy caliente, verdad? Como Shun se ha puesto todo rojo por alguna razón..."

Saltó en la terma con un fuerte salpicón y un gemido de placer. "Oh... como soñaba con este momento allá en el Hades..."

"¿Ves?" Seiya susurró, quedamente, a Hyoga. " Te dije que no llevaba nada debajo d la armadura. Y ahora, ¿me sigues llamando pirado embustero?"

"Bueno, tíos," Saga se estiró confortablemente, "¿Qué ha pasado por aquí durante nuestra ausencia? Una botella de vino por una historia."

En pocas palabras, los cautro de Bronce le expusieron la situación.

"Ya veo... ¿qué quiere decir eso, que soy un parado ahora?" Saga siguió pensativo. "No es mala esa idea... "

"Te pasa por estar de parranda," la voz vino desde detrás del baño. Todos los Santos que estaban bañándose volvieron sus cabezas hacia la figura que permanecía en la puerta trasera de la habitación.

"¿Shion? Oh hola, Jefe,"dijo Saga, con un matiz de sorpresa decepcionada. "¿Ahora de dónde vienes? Te echamos de menos allí en el Infierno. Oh, no quería decir exactamente que te mandáramos 'al Infierno', ya sabes..."

"Explicaciones más tarde," cortó Shion, aproximándose al baño. "Ahora, déjame recordarte el hecho de que de hecho tú eres mi subordinado, y tienes que hacer lo que yo te ordeno. Soy yo el que está en el paro, pero ya pensaré sobre eso luego." Deslizó su mirada por el baño, y frunció el ceño con aversión. "¡Que horrible multitud en mi terma! ¿Qué os creéis, que esto son unos baños públicos o qué?"

"No empieces justo ahora con eso de nuevo, Shion," respondió cansádamente Saga. "¿Recuerdas lo que pasó la última vez que quisiste guardarte los baños para ti sólo?"

"Lo hago," Shion respondió ofendido, y decidió unirse a la compañía del agua después de alguna vacilación. "Nadie puede decir que yo n aprendo de mis errores."

"¡Ah, vosotros, tíos, ya estáis aquí!" se unió Aphrodite, entrando en al habitación. "Y yo que pensaba que iba a ser el único tan listo. ¡De cualquier modo, así es más divertido! "

Largó a su armadura y tristemente boqueó. "¡Ouch, Cerbero el muy desagradable, rasgó mis mallas! Menos mal que ya estoy en casa. De verdad qeu no puedo mostrarme en público con las mallas estropeadas."

Se liberó de la parte antes mencionada, y, sonriendo tímidamente, saltó dentro del baño.

"Debería establecer un horario," Shion masculló.

"¿Qué?"

"Nada, sólo estaba pensando en voz alta qué hacer con los Santos de Bronce. Como empleados de mayor rango y aparte gente de principios deberíamos cuidar de estos niños, ¿verdad?"

"¡Correcto!" asintió Aphrodite, con entusiasmo.

"¡Oh no, no, por favor no so preocupéis de nosotros!" dijo ardorosamente Seiya. "Somos capaces de cuidarnos solos, de verdad."

"Estoy seguro que podéis, pero aquí yo soy el jefe, luego yo decido. " sentenció Shion. "Ahora, el alojamiento. Mi casa es mía de nuevo, lo que significa que tú, Saga, que te vuelves al templo de Géminis, ¡sin lloriquear! Parece que todas las casas están ocupadas."

"Yo puedo aceptar un inquilino o dos," dijo Afrodithe y dirigió una sensual mirada hacia Shun, que estaba intentando desesperadamente esconderse tras Ikki y volverse invisible.

"¡He dicho por favor que no os preocupéis de nosotros! ¿Sí? Gracias." venturó de nuevo Seiya.

"Bueno, si Dohko vuelve a los Cinco Picos, y estoy seguro que lo hará," Shion no escuchaba, "entonces la Casa de Libra estará libre. Supongo que podemos dejar que viváis allí por un tiempo, hasta que decidamos que vamos a hacer con vosotros."

Seiya recordó el gran, oscuro y lleno de corrientes de aire, Templo, pensó en que sus más cercanos vecinos serían Shaka y Milo, y sintió un fuerte deseo de hundirse bajo el agua, y contener la respiración hasta el lógico final. Ahora, incluso la compañía de Perséfone le parecía placentera y deseable.

Por la pinta de los otros Santos de Bronce, estaban compartiendo su idea.

El pobre Cuarteto de Bronce había sido superado, atrapado y sólo podía esperar lo que el Destino, aficionado a las bromas pesadas, con su oscuro sentido del humor, había preparado para ellos a continuación.

* * *

"Así pues, los Santos de Atenea están de vuelta, luego eso n llegó a funcionar del todo, Hermes. " Zeus se recostó hacia atrás y apagó el Monitor Terráqueo (marca registrada). "¿Qué tienes que decir de eso, me pregunto? "

"Bueno.. , er," tembló Hermes. "Pero el plan no está todavía culminado, Vuestra Relampagosidad. Ya sabéis, ahora tenemos los peones de un lado, llámadles blancos, pero aún no sabemos nada acerca de los de vuestro hermano, llamadles azules. Aparte, incluso me queda un as en la manga. Hay una persona exactamente de ese tipo que es capaz de hacer que las cosas se vuelvan estruendosamente mal por donde quiera que pasa. Estoy seguro que tendrá éxito creando para nosotros un cómodo y útil pequeño caos."

"¿Oh? ¿Y de quién se tratará?"


Fin del Capítulo 6.

Capítulo 7


Disclaimer: Saint Seiya is the property of Kurumada Masami, Shueisha and Toei Animation.


This page belongs to Saint Seiya Archive at http://www.saint-seiya.de

© by Torquemada - Email: llareggub@gmx.net